Respeto a la tierra y la excelencia de la uva, base de la nueva revolución enológica de PRADOREY

• La bodega realizó la primera presentación oficial de su nueva imagen y para ello eligió San Cristóbal de La Laguna, en Tenerife

• La Dirección de la empresa explicó que la clave de su nueva producción está en elaborar los vinos respetando la tipicidad del terreno y la propia uva

San Cristóbal de La Laguna, Junio de 2016. El Hotel Nivaria, en La Laguna, acogió a principios de mes la presentación de la nueva imagen de bodegas PRADOREY, que se basa en el respeto a la materia prima y a la propia tierra. La nueva producción de esta bodega se genera mediante fermentaciones espontáneas y controladas, elaboraciones naturales y el uso de barricas amables. Además, en su búsqueda de la excelencia del fruto, su particular uva, los representantes de la empresa explicaron que “la clave de la nueva elaboración está basada en resaltar la tipicidad del terruño respetando las características propias de la uva y manteniendo la frescura del fruto”. PRADOREY se reivindica como una empresa de valores claramente familiares, donde el respeto por su origen y por la propia tierra donde crecen sus viñedos se observa claramente en la nueva imagen de la marca.

El director comercial de PRADOREY, nieto del fundador de la bodega, Jorge Rodríguez de Rivera Cremades, destacó “la importancia de mostrar el producto de forma elegante, acorde a la evolución que está experimentando nuestra bodega. Por ello, hemos rediseñado tanto el logotipo como las etiquetas de nuestra gama clásica”. Antes de final de año, se podrán ver los cambios en su gama de autor, página y web y catálogo. PRADOREY es un Ribera del Duero y Rueda muy apreciado por los entendidos en vinos y por el público en general. Lleva 20 años en el mercado y durante ese tiempo no ha dejado de innovar. Su filosofía se basa en la tradición familiar, el respeto a la materia prima y su estrecha relación con lo novedoso. De hecho, fue el primer Ribera del Duero que elaboró Roble. Cuenta con una dirección familiar y todos sus trabajadores se sienten parte de la misma.

Los terrenos donde se cosecha la uva de PRADOREY tienen varios siglos de antigüedad, siendo una de sus propietarias, en 1503, la Reina Isabel La Católica. Posteriormente, sus herederos vendieron esta finca de más de 3.000 hectáreas, que en 1928 se convirtió en un ejemplo de explotación agrícola y ganadera, ya que se instaló en ella un arado eléctrico y una presa hidroeléctrica. Además, también albergó la primera vaquería que producía una leche desnatada en España.

Terrenos excelentes para producir vinos

La tierra de la finca es excelente para la producción de vinos. Los minerales de la zona, donde se ubicaba una antigua laguna, aporta sabor y calidad a los caldos. La explotación está divida en microterrenos, ya que, según la zona, sus características son distintas. Se encuentra a 813 metros de altitud y el clima aporta también su peculiaridad a la uva: los inviernos son largos y fríos, la primavera lluviosa, los veranos secos y cálidos, y el otoño es riguroso con profundos cambios de temperatura.

Javier Cremades compró la finca en 1989 y plantó en ella las primeras cepas. El primer Roble comenzó a elaborarse en 1998 y en 2005 se produjo el primer vino blanco. Durante estos 20 años de historia, el equipo de bodegas PRADOREY ha convivido con los profundos cambios que ha experimentado el mercado, con el auge de los vinos locales, el incremento de la calidad y los cambios en el consumidor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*